viernes, 9 de noviembre de 2007

Cayendo bajo...

Ignes 3 de Naciente de 721

Ya era de día cuando Zrom regresaba a su casa, después de pasarse el día y la noche de ayer buscando información, pelea y juerga a partes iguales. A su llegada es informado por los dos hermanos de los acontecimientos del día anterior, y le enseñan la piedra. Guardándola en una mochila, se la llevan a la taberna, donde han quedado con el semielfo y su prima.

Cuando todos están juntos, convienen en guardar la piedra en la caja de seguridad de un banco cercano a la Plaza de los Aventureros, el Banco de los Hermanos Balaran, banco llevado casi todo por gnomos. Venedicta y Zrom se acercan a llevar la piedra mientras los demás se van a trabajar, y consiguen ponerla a buen recaudo sin incidentes.

Las hojas de noticias reseñan la masacre de la Universidad Imperial y se la atribuyen al mismo asesino que atacó cerca de la misma la noche anterior, muy cerca de donde estaban nuestros protagonistas.

Buscando la forma de conseguir dinero para preparar la piedra de Vallis que tienen en su haber, los compañeros se dirigen a la Bajociudad, la entrada al complejo subterráneo de Ptolus, una de cuyas entradas está tras la estatua de la Plaza de los Aventureros. Aprovechan para abastecerse en el nutrido mercado que hay allí.

Siguiendo un anuncio, el grupo contacta en la cámara de la Añoranza con Rufus, un noble con un aura extraña a su alrededor (según los más observadores del grupo, sus párpados se abrían en vertical y no en horizontal. Había quien afirmaba que podría ser un tiefling...).

Lo que Rufus (que no mencionó su apellido en ningún momento) quería de ellos era que recuperaran un viejo bastón de madera negra y retorcida, que era una vieja reliquia familiar y que había sido robado hacía varios días por lo que parecían ser trasgos, kobolds y rátidos. Sus rastreadores habían localizado la madriguera donde se escondían, pero quería dejar la recuperación "en manos de profesionales". Tras una negociación sobre el pago (2000 tronos de oro y una posible prima de otros 2000 más), los compañeros se dirigieron hacia el Mercado Sur.

Metiéndose en las alcantarillas, el grupo halla una puerta que da a un tunel hediondo y fétido. Descienden por él y se encuentran en un complejo de túneles y cuevas, ocupado por trasgos y rátidos. Pequeñas salidas laterales, demasiado pequeñas para nuestros protagonistas, dan paso a una segunda red de túneles, por donde sus escurridizos adversarios se deslizan para no poder ser seguidos. Tras varios combates y trampas menores que gracias a Kalur consiguen superar, llegan a una habitación más grande, que parecen ser unos barracones, y son rodeados por rátidos, kobolds y trasgos.

La lucha es dura, pero los compañeros logran prevalecer... Y cuando el último adversario cae en el charco de sangre, un enorme rugido se oye proveniente del pasillo, en la dirección a la que pretenden continuar los compañeros...

¿Qué acecha en la oscuridad?

2 comentarios:

Leire dijo...

que pasa con ese master que no actualiza los hechos???

katakraos dijo...

Un master con demasiado curro, eso es lo que pasa...